lunes, mayo 2

En África, tolerancia cero a la caza furtiva

Lunes 2 de mayo, 2016. Más de cien toneladas de cuernos de marfil y rinocerontes fueron quemadas este fin de semana en el Parque Nacional de Nairobi, en Kenya.

El presidente del país, Uhuru Kenyatta, tuvo a su cargo el encendido de la primera de 12 hogueras ante la presencia de altos dignatarios de países del continente africano que asistieron al foro “Espacio para Gigantes”.

Con ese acto, las autoridades kenianas reiteraron su compromiso con la tolerancia cero a la caza furtiva.

La Administradora del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Helen Clark, presente en la ceremonia, solicitó a los países que pongan en marcha medidas urgentes para detener los crímenes contra la fauna, incluyendo la caza furtiva y el tráfico de trofeos de animales salvajes.

“Esos actos son aborrecibles y el comercio mundial multimillonario asociado a estos constituye un problema de seguridad, ambiental y de desarrollo. Este comercio empuja a especies vulnerables hacia su extinción y alimenta la corrupción y el conflicto”.

Clark anunció que para asistir a los países africanos en la protección de su fauna, el PNUD, conjuntamente con el Banco Mundial, ha asignado 60 millones de dólares para los esfuerzos de conservación.

Ese financiamiento ayudará a la creación de incentivos para garantizar una mejor gestión de las áreas silvestres protegidas y ofrecerá financiamiento a las fuerzas del orden para combatir la caza furtiva.

La ONU estima en 650,000 la población de paquidermos en África y calcula que cada año entre 20,000 y 25,000 elefantes mueren en ese continente.

Entre 2010 y 2012 solamente, 100,000 elefantes fueron aniquilados para obtener su marfil.

En la Segunda Asamblea Mundial sobre el Medio Ambiente, a celebrarse en Nairobi a finales de mes, se establecerá el escenario para la adopción de medidas con el objetivo de reducir el comercio ilegal de marfil.